El embarazo semana a semana: El tercer trimestre de embarazo

tercer trimestre

¡El segundo trimestre ha terminado! No queda mucho tiempo hasta que conozca a tu bebé; ¿estás nerviosa? No te preocupes, en este artículo te informaremos y daremos algunos consejos sobre todo lo que estás a punto de vivir en estas últimas semanas de embarazo.

Si bien estás mucho más cerca de conocer a tu nuevo bebé, algunos de los síntomas más difíciles que se viven durante el primer trimestre de embarazo regresan durante el tercer trimestre, como la fatiga y la necesidad continua de ir al baño.

Por otro lado, también te acompañaran durante estas semanas de embarazo nuevos síntomas como las contracciones de Braxton-Hicks o las hemorroides. Es posible que también te sientas ansiosa a medida que se acerca la fecha de parto del bebé.

El tercer trimestre es el momento perfecto para que te cuides muy bien: toma siestas y medita o haz cualquier cosa que te relaje. Además, durante el tercer trimestre, el bebé estará realmente ocupado centrándose en crecer fuerte y sano.

El tercer trimestre

Las semanas de embarazo en el tercer trimestre

El tercer trimestre comienza en la semana 28 de embarazo y dura hasta que da a luz, que puede ser alrededor de la semana 40 de embarazo. En otras palabras, su tercer trimestre dura desde el mes 7 hasta el mes 9 de embarazo.

Sin embargo, es probable que el trabajo de parto comience un par de semanas antes o después; de hecho, alrededor del 30 por ciento de todos los bebés nacen más tarde de la fecha preestablecida por el médico. Si ese es el caso, siempre puedes probar algunos trucos para inducir el parto de forma natural por tu cuenta.

Si llegas a la semana 42 de embarazo sin haber dado a luz se considerará oficialmente que vas con retraso y, será en este momento, en el que tu médico inducirá el parto si no comienza por sí mismo.

Mientras tanto, ¡aguanta!

El desarrollo del bebé en el tercer trimestre de embarazo

A las 28 semanas, en el comienzo del tercer trimestre, el bebé mide alrededor 38 centímetros. Eso es aproximadamente del tamaño de un boliche o bola de petanca. Para el final del tercer trimestre, este medirá de 48 a 52 centímetros de largo y pesará 2,3 o hasta 4 kilos.

desarrollo del bebé en el tercer trimestre

De las 28 semanas en adelante se comenzarán a desarrollar los sentidos: los oídos del bebé comenzarán a percatarse de los sonidos que los rodean y sus ojos comenzarán a ver algo de luz brillando a través de tu vientre.

Además, tu bebé comienza a ocupar cada vez más espacio y pronto se colocará cabeza abajo (o presentación cefálica) para que el parto sea más sencillo. La mayoría de los bebés tienen la cabeza hacia abajo entre las semanas 32 y 36 de embarazo. Pero otros pueden tardar un poco más

Después de las 30 semanas, el bebé comenzará a aumentar alrededor de 250 gramos por semana hasta el día de su nacimiento. Se contraerá en el saco amniótico y, a medida que el espacio se vuelva más estrecho, el bebé comenzará a acurrucarse en la posición fetal que necesita adquirir para poder nacer correctamente y sin complicaciones.

Además, a medida que el bebé crece, sus movimientos pueden comenzar a cambiar. Poco a poco podrás ir comenzando a notar un patrón en los movimientos y patadas del bebé.

Alrededor de las 36 semanas, también comenzará a cambiar su posición hacia abajo, alejándose de la caja torácica y acercándose hacia la pelvis. Posiblemente comiences a sentir una mayor presión en la parte baja del abdomen cuando descienda el bebé. Esto puede producir molestias al caminar y probablemente necesites orinar con mayor frecuencia por la presión sobre la vejiga.

Durante el tercer trimestre, el cerebro del bebé continúa desarrollando las conexiones neuronales importantes para los cinco sentidos. Con todo este desarrollo el bebé incluso empieza a soñar: en los últimos años se ha detectado un movimiento ocular rápido en estas semanas de embarazo.

Los huesos de tu pequeño se irán endureciendo durante el tercer trimestre de embarazo. Sin embargo, el cráneo del bebé aún estará blando al nacer para permitir que la cabeza se mueva a través del canal de parto. Estos puntos blandos entre partes de su cráneo se llaman fontanelas y pueden tardar un par de años en cerrarse.

A las 36 semanas, los riñones y el hígado del bebé funcionan por completo. El cerebro y los pulmones de tu pequeñín continuarán desarrollándose durante su niñez, pero todos los demás sistemas internos están listos para funcionar nada más nacer.

¿Qué otros cambios se sufren a las 36 semanas?

  • El flujo de sangre: A estas alturas, su circulación sanguínea está en pleno funcionamiento.
  • Digestión: Dado que tu bebé aún no ha tomado leche y no la beberá hasta después de su nacimiento, su estómago tardará un poco en formarse por completo.
  • Caída del vello: ¿recuerdas el lanugo que aparecía en el segundo trimestre de embarazo? Este vello suave del cuerpo del bebé se irá cayendo, y también lo hará la vérnix caseosa .

A las 37 semanas, se considera que su bebé está completamente formado y estará listo para salir de tu vientre en cualquier momento.

Feto de 40 semanas

Cambios en tu cuerpo durante el tercer trimestre de embarazo

  • Las contracciones de Braxton Hicks: En estas semanas de embarazo es muy posible que comiences a experimentar contracciones de Braxton Hicks mientras tu cuerpo se prepara para el parto. Durante estas contracciones “falsas”, los músculos uterinos se tensan entre 30 segundos y dos minutos.

¿Cómo se puede diferenciar entre las contracciones de Braxton Hicks y las contracciones del parto?

Muy sencillo. Las contracciones del trabajo de parto no se alivian si se cambia de posición, te levantas o te mueves, y aumentan tanto en intensidad como en frecuencia con el tiempo. Te recomendamos que utilices estas contracciones de Braxton Hicks como una oportunidad para practicar los métodos de respiración que aprenderá en sus clases de preparación para el parto.

madre embarazada acostada sobre almohadas
  • Dolor lumbar y de cadera: el tejido conectivo de la zona pélvica comenzará a aflojarse a medida que el aumento de los niveles hormonales prepara tu cuerpo para que el bebé pueda atravesar el canal del parto. Debido a esto, es posible que tengas dolor de espalda y de cadera. El ejercicio regular, como caminar, nadar y estirarse, puede ayudarte mucho.
  • Ciática: si sientes hormigueo, entumecimiento o dolor punzante en la parte baja de la espalda, los glúteos y los muslos, probablemente tengas ciática. Estas molestias son habituales en estas semanas de embarazo ya que tu útero ejerce presión sobre tus nervios ciáticos. Un baño tibio o una compresa templada pueden ayudarte a aliviar el dolor.
  • Dificultad para respirar: a medida que tu útero se agranda, presiona contra la caja torácica y el diafragma, lo que dificulta la respiración. Intenta ponerte de pie para dejar más espacio para “respirar” a tus pulmones.

Si esta dificultad para respirar afecta a tu sueño, apóyate sobre algunas almohadas adicionales para dormir en una postura más elevada. Hacia el final de tu embarazo, tu bebé descenderá y esto te permitirá respirar mejor.

  • Inflamación leve: es muy común tener los tobillos o los pies hinchados, pero si experimentas una hinchazón repentina en las manos o la cara, llama a tu médico, ya que podría ser un signo de preeclampsia.
  • Continuas ganas de ir al baño: este síntoma te provoca un dolor punzante en la pelvis, especialmente cuando tu o el bebé os movéis. En la mayoría de casos, es solo un síntoma incómodo y molesto que desaparece rápidamente.
  • Sueños: Debido a las hormonas del embarazo, tus sueños pueden ser más vívidos que nunca a medida que se acerca la fecha de parto. Son totalmente normales, así que tómalos con humor y diviértete.
  • Torpeza: Tus hormonas están a toda marcha, tu barriga te está desequilibrando y eres más olvidadiza que nunca.
  • Hemorroides: Lamento decirlo, pero las hemorroides durante el embarazo son bastante comunes. El estreñimiento y el aumento de la presión en el área pélvica suelen provocar la aparición de hemorroides. Para evitar la aparición de las hemorroides trata de evitar el estreñimiento bebiendo mucha agua y comiendo alimentos ricos en fibra, como avena, frijoles, manzanas (con piel) y plátanos.
  • Crecimiento de pechos: ¡Al final de su embarazo, sus senos pueden haber crecido hasta 900 gramos! Tus pezones y areolas se volverán más oscuros y más pronunciados, con pequeñas protuberancias a su alrededor. Estos se conocen como tubérculos de Montgomery y secretan un aceite para mantener lubricada la zona del pezón durante la lactancia.

Cuanto más se acerca la fecha de parto, tus pezones pueden comenzar a perder un líquido amarillento. Es conocido calostro y, si das el pecho a tu bebé, es la leche más rica y nutritiva que puede tomar tu bebé durante sus primeros días de vida.

Si estás planeando dar el pecho a tu bebé, el tercer trimestre es un muy buen momento para comenzar a formarse y leer sobre el tema. Si vas a volver al trabajo o crees que sería útil extraerse leche y conservarla para que otras personas le den el biberón al bebé, puedes leer nuestro artículo acerca del tema donde te recomendamos los mejores extractores de leche del 2020.

Estos dolores y molestias son normales, pero si experimentas calambres severos, dolor abdominal agudo, vómitos (en el segundo o tercer trimestre), micción dolorosa o ardiente, sangrado o fiebre alta, asegúrate de llamar a tu médico inmediatamente.

¿Cómo dormir en el embarazo?

Probablemente después de esa explosión de energía de su segundo trimestre la fatiga vuelva a aparecer durante el tercer trimestre. Durante estas semanas de embarazo el sueño puede ser más difícil: tu vientre está en crecimiento continuo y esto puede dificultar encontrar una posición cómoda para dormir.

Además, la acidez de estómago y la necesidad de orinar se encargarán de despertarte continuamente.

almohada de embarazo

Un cojín para el embarazo puede ayudarte a sentirse mucho más cómoda por la noche. Además, quizás te venga bien recrear un ambiente relajado y oscuro que te ayude a conciliar el sueño. Si se sientes ansiosa, intenta meditar antes de acostarte para calmar tu mente o toma un baño tibio para relajarte.

Los cambios emocionales

Con el aumento de las expectativas, puede que tengas temores más reiterados sobre el momento del parto. ¿Cuánto dolerá? ¿Cuánto tiempo durará? ¿Cómo te sentirás? Si aún no lo has hecho, considera la opción de asistir a clases de preparación para la labor de parto. Aprenderás qué esperar y conocerás a otras personas que comparten tus mismas emociones y preocupaciones.

Habla con otras personas que hayan tenido experiencias de parto positivas, lee libros, escucha podcast ¡Toda información es poca!

Recomendaciones durante el tercer trimestre de embarazo

  • Lleva un registro del movimiento fetal. Aproximadamente a partir de la semana 28, querrás contar las patadas del bebé con regularidad y anotar cualquier cambio en su actividad, especialmente durante el mes 9.
  • Cuida tu peso. El aumento de peso durante el embarazo se acelerará al comienzo del tercer trimestre y disminuirá a medida que se acerque la fecha de parto. Si no estás ganando lo suficiente (o si has ganado demasiado peso), habla con tu médico para ajustar tu dieta.

¡Sigue moviéndote! La práctica de ejercicios de bajo impacto es muy favorable, siempre que cuentes con la aprobación de su médico y siguiendo algunas precauciones de seguridad física.

ejercicio para embarazo
  • Programa tus visitas médicas del tercer trimestre. Espera las pruebas de niveles de glucosa, anemia y estreptococo del grupo B en los meses 7 y 8. En el mes 9, tu médico realizará un examen interno de tu cuello uterino para ver si han comenzado el adelgazamiento y la apertura del cuello uterino.
  • Conoce tu hospital. Si aún no has visitado el hospital donde vas a dar a luz, el mes 7 es un buen momento para hacer un recorrido y conocer el espacio.
  • Compra artículos para bebés. Asegúrate de tener los elementos esenciales para el bebé cuando llegue el momento, especialmente una cuna, un cochecito, un asiento para el coche, un cambiador o un monitor para bebés.
  • Infórmate. Además de las clases de preparación para el parto, que te ayudarán a sentirse más preparada para todo el proceso del parto, es posible que también desees considerar otras clases o aproximaciones a la maternidad.

Leave a Reply