El parto paso a paso: Métodos, síntomas y fases para dar a luz

El parto

Elegir el método de parto adecuado puede ser una tarea abrumadora. Hay tantas opciones diferentes que puede ser fácil hacerse un lío y tener mil dudas.

En este artículo hablaremos de los métodos más populares que existen para dar a luz y responderemos algunas de las preguntas que seguro que te estás haciendo si estás en el último trimestre de embarazo como, por ejemplo, ¿cuáles son los primeros síntomas del parto?, ¿cómo y cuándo comienzan las contracciones? Etc.


¿Qué métodos de parto existen?

A pesar de que parecen existir muchísimos métodos para dar a luz, una vez profundizas en el tema descubres que solo existen dos métodos básicos de parto: el parto vaginal y la cesárea. Todos los demás métodos de parto son solo una variación de estos dos métodos.

Con el parto vaginal, puede variar el lugar donde dar a luz y qué herramientas y procedimientos involucrar en el proceso, pero sigue siendo un parto vaginal.

Cesárea

Una cesárea, es un procedimiento quirúrgico que se realiza cuando el parto vaginal no es factible. A veces, la cesárea se planifica de antemano mientras que, en otras ocasiones, el médico puede cambiar a una cesárea durante un parto vaginal si surgen problemas.

El proceso es bastante sencillo en el que primero se anestesia a la madre y luego se hace una incisión a través del abdomen y el útero. Durante la cesárea el parto ocurre a través de la incisión del abdomen de la madre. El proceso completo puede tomar de una a dos horas y requiere una estadía prolongada en el hospital que se puede alargar de dos a cuatro días, después de que nazca el bebé.

Debido a que una cesárea es un procedimiento quirúrgico invasivo, este método de parto se realiza siempre en un hospital.

En cuanto a las opciones, una cesárea es bastante sencilla, ya que estará en un hospital y serán los médicos quienes ayuden a la madre en el proceso mientras ella está bajo los efectos de la anestesia.

Parto natural

Parto natural

Llamamos parto vaginal natural a cuando el bebé nace a través del canal de parto. Esta es la forma más común de dar a luz porque es el método natural del cuerpo.

El parto vaginal reduce el riesgo de que el bebé desarrolle problemas respiratorios, asma, alergias alimentarias e intolerancia a la lactosa. Sin embargo, esto no quiere decir que este método de parto no esté exento de riesgos. El bebé puede sufrir un trauma físico al pasar por el canal de parto y esto puede provocar hematomas, hinchazón y, en casos raros, huesos rotos. Las complicaciones durante el trabajo de parto también pueden provocar problemas adicionales si no se manejan adecuadamente.

Un parto vaginal, puede ser una experiencia mucho más personalizada y la madre, puede escoger donde quiere dar a luz, cómo quiere manejar el dolor etc. Por ello, existen gran cantidad de opciones dentro del parto vaginal natural.

La primera gran diferencia que existe en el parto vaginal natural es la participación y asistencia médica de uno u otro tipo. Cuando durante el proceso de parto natural se recibe asistencia médica (algo bastante habitual en todos los partos) se denomina parto vaginal asistido.


Parto asistido

parto asistido

Los partos vaginales asistidos siguen siendo partos vaginales naturales. Sin embargo, tal y como su nombre indica, durante el proceso de parto se reciben diferentes tipos de asistencia médica dando lugar a diferentes tipos de parto:

Parto inducido:

El médico inducirá el parto por una amplia variedad de razones. Las principales razones son el retraso del embarazo durante más de dos semanas, la rotura de membranas, que el bebé tenga problemas o la presión arterial alta en la madre.

Episiotomía:

Una episiotomía es una incisión quirúrgica que se hace en la piel entre la vagina y el ano. Permite que la cabeza del bebé pase más fácilmente a través del canal de parto y ayuda a evitar que la piel se desgarre.

Amniotomía:

Se denomina así a la ruptura intencionada del saco amniótico. Esta ruptura se realiza por múltiples razones: para inducir el parto, para evaluar la salud del bebé etc.

Fórceps:

En un parto con fórceps, se usa un instrumento con forma de pinzas para agarrar la cabeza del bebé y guiarlo a través del canal de parto.

Parto mediante vacío:

Durante un parto mediante vacío, se aplica una taza suave unida a una bomba de vacío en la cabeza del bebé para ayudar a guiarlo a través del canal de parto.

Además de existir diferentes métodos básicos en los que se puede producir el parto vaginal natural asistido, existen otras opciones que pueden variar durante el proceso como son el lugar del parto, las prácticas de preparación y el manejo del dolor.


Lugares alternativos de nacimiento

Salvo una emergencia, la cesárea siempre se realiza en un hospital. El parto vaginal, por otro lado, se puede realizar prácticamente en cualquier lugar. Las opciones comunes incluyen el parto en casa y el parto en el agua.

El nacimiento en casa

Dar a luz en casa puede ayudar las madres se sientan más cómodas y relajadas. Un parto en casa también brinda más control sobre en qué posición dar a luz, las condiciones del entorno y las personas presentes.

Sin embargo, el parto en casa no está exento de riesgos. Si surgen complicaciones graves, la atención de emergencia puede tardar en llegar. La mayoría de los partos en el hogar son supervisados ​​por una partera que proporcionará orientación, procedimientos básicos para el parto y herramientas médicas como oxígeno, suturas y una vía intravenosa.

Parto en el agua

Parto en el agua

Los partos en el agua se pueden realizar en casa o en un hospital si el centro ofrece esa opción. Uno de los mayores beneficios de un parto acuático es que reduce en gran medida la probabilidad de necesitar una epidural para controlar el dolor. A medida que su cuello uterino se dilata, el agua tibia ayuda a calmar y relajar el cuerpo y la mente.

Algunas mujeres optan por salir de la tina o la bañera después de que el cuello uterino esté completamente dilatado, pero muchas otras continúan con el parto dentro del agua, donde el bebé nacerá.

Inmediatamente después de dar a luz el médico o la partera levantarán la cara del bebé para que este pueda respirar su primera bocanada de oxígeno. El parto en el agua alivia la tensión de la madre y la transición para el bebé es menos impactante para su sistema.


Prácticas de preparación y manejo del dolor

Hay muchas prácticas de preparación al parto y manejo de dolor disponibles actualmente. Esto es algo muy positivo porque es sencillo encontrar una que se adapte a ti y a tus necesidades particulares. Todas las prácticas te preparan para lidiar con el estrés y el dolor del parto.

Yoga

Con el yoga prenatal, aprenderás a controlar el diafragma mediante técnicas de respiración y relajación. También aprenderás y practicarás posturas útiles para usar durante el trabajo de parto.

Las técnicas de respiración y relajación también son útiles durante el parto para calmar las contracciones, facilitar la dilatación y facilitar el empuje.

Método Bonapace

El Método Bonapace tiene como objetivo limitar la necesidad de intervención médica desarrollando el control del dolor a través del masaje, la respiración y la visualización. Por ejemplo, mientras la madre ejercita las técnicas de respiración y visualización practicadas antes del parto, su acompañante masajea suavemente ciertos puntos del cuerpo de la madre para aliviar las contracciones y estimular la secreción de endorfinas que silencian el dolor.

méthode bonapace

Epidural

La epidural es el tipo más común de manejo del dolor que se usa durante el trabajo de parto y solo está disponible en un hospital. La epidural es un anestésico regional que adormece el abdomen, el útero y el cuello uterino y reduce en gran medida el dolor asociado con el parto. Una epidural no afectará al bebé, pero aumenta la posibilidad de que su presión arterial baje. Esta caída de presión puede disminuir el flujo de oxígeno a su bebé.

Acupuntura

La acupuntura es una práctica tradicional china que utiliza agujas delgadas colocadas estratégicamente para estimular puntos en el cuerpo que ayudan a equilibrar el flujo natural de energía. Este equilibrio energético puede ayudar a reducir el dolor, fortalecer las contracciones uterinas y facilitar el trabajo de parto. Asegúrese de hablar con un profesional capacitado sobre el uso de la acupuntura durante el trabajo de parto.


Parto eutócico y parto distócico

Dentro de los dos grandes métodos de parto (cesárea y parto vaginal) existen dos diferenciaciones principales: el parto puede ser eutócico o distócico.

El parto eutócico es un parto en el que no se identifican alteraciones, y que se inicia y concluye de forma espontánea, sin necesidad de intervención médica. En este tipo de parto, el feto se encuentra en posición fetal cefálica y flexionada, y su salida es vaginal. Por tanto, este tipo de parto está asociado al parto vaginal.

El parto distócico es aquel que requiere de intervención médica, en mayor o menor medida por lo que el parto vaginal asistido y la cesárea entrarían dentro de este grupo.

Las causas que provocan el parto distócico pueden ser varias y pueden tener un origen materno, fetal o de los anejos fetales (placenta, cordón umbilical o líquido amniótico).


Síntomas y etapas del parto

síntomas del parto

Desde el momento en que te quedas embarazada el médico haya establece una fecha aproximada para el parto, ésta puede cambiar en cualquier momento. Por eso es importante que conozcas los síntomas del parto, esto te ayudarán a reaccionar de la forma más adecuada y a más preparada.

Síntomas de parto días antes

Unos días antes del parto, es posible que empieces a notar algunas señales que te advierten de que el momento de dar a luz está a punto de llegar, por ejemplo:

  • Sensación de peso bajo el vientre
  • Aumento de las secreciones vaginales
  • Dolores de espalda más intensos
  • Expulsión del tapón mucoso
  • Aumento de las contracciones.

Las contracciones son muy habituales a lo largo del embarazo de forma leve. No obstante, en los últimos días del embarazo, notarás unas contracciones más fuertes y continuadas que se llegarán a producirse cada cinco minutos.

Las contracciones, por norma general, suelen durar 60 segundos y pueden desaparecer al cabo de un rato. En estos casos, se tratará de una falsa alarma. Cuando las contracciones se repitan de manera más frecuente, durante más tiempo y duren 40 segundos, habrá llegado el momento de ir al hospital.


Etapas del parto

Etapas del parto

1. Comienzo del parto y dilatación

El comienzo del parto tiene lugar cuando la madre rompe aguas. Esto significa que el saco amniótico o bolsa de agua se ha roto y que el parto podría empezar horas después. Una vez se ha roto el saco amniótico se debe acudir al hospital.

La primera fase del parto suele ser la más larga, pero también la menos intensa. Durante esta etapa el útero se dilata y las contracciones pasan a ser más frecuentes.

2. El parto y el nacimiento

Cuando la dilatación del útero llega a los 10 centímetros, la madre comenzará el proceso del parto. Tendrá que empujar durante las contracciones para que el bebé pueda pasar por el cuello del útero y salir al exterior.

3. La placenta

Una vez ha nacido el bebé la madre debe volver a empujar para expulsar la placenta. Durante este proceso se sentirá un poco de presión y leves contracciones.

4. Recuperación y cuidados después del parto

Después del proceso del parto la madre necesitará descansar y recuperarse, estas son algunas de las recomendaciones más importantes para que la recuperación postparto sea todo un éxito:

  • 10 días de reposo, especialmente si el parto ha sido por cesárea.
  • Tener una alimentación sana y variada
  • Añadir un complejo vitamínico, importante cuando se da el pecho
  • Se puede usar una faja abdominal de comprensión moderada para tener la zona abdominal más sujeta
  • Realizar algunas actividades de ejercicio moderado como pasear o nadar
  • Se recomienda no mantener relaciones sexuales de cuatro a seis semanas después del parto

Leave a Reply