Cólico del lactante: síntomas, causas y consejos

Cólico del lactante

Cuando vuelves a casa desde el hospital con tu recién nacido las primeras casas suelen ir de maravilla. Durante sus primeros días en casa el bebé no hará mucho más que dormir, comer, orinar y llorar.

Sin embargo, es muy probable que, unas semanas después, tu bebé estalle a gemidos prolongados y ensordecedores, con los puños cerrados y la carita enrojecida.

Llegado este momento no importa lo que intentes, no podrás consolar a tu bebé… Posiblemente estos episodios comiencen a repetirse todas las noches a la misma hora durante lo que parece una eternidad. Esto significará que tu bebé ha comenzado a tener cólicos del lactante.

¿Qué es un cólico?

Cólico del lactante

La realidad es que todos los bebés lloran. Es la mejor -y única- forma que tienen de comunicar sus necesidades a esta tierna edad. Los padres y madres están biológicamente programados para responder de modo que se satisfagan las necesidades que el bebé comunica mediante el llanto.

Sin embargo, en los bebés con cólicos, el llanto comienza repentinamente sin razón aparente haciendo que los padres se preocupen y desesperen sin saber qué hacer.

Los cólicos del lactante no son una enfermedad diagnosticada, sino una combinación de comportamientos desconcertantes. En realidad, “cólico del lactante” es solo un término general para referirnos al llanto excesivo en bebés sanos.

Los períodos de inquietud producidos por los cólicos pueden durar horas seguidas y suele ser extremadamente difícil calmar a un bebé con cólicos.

Los cólicos del lactante pueden hacerte sentirte frustrada, preocupada y agotada. Es muy importante tener paciencia y no desesperar.

Los médicos suelen diagnosticar el cólico del lactante basándose en:

  • El número de horas que el bebé llora al día (al menos tres horas)
  • El número de días de la semana que esto ocurre (al menos tres días a la semana)
  • La cantidad de semanas en las que persiste el llanto (al menos tres semanas seguidas)

“Si tu bebé llora durante tres horas al día, más de tes días a la semana y esto se repite durante más de tres semanas seguidas es muy probable que sufra de cólicos del lactante”

cólicos del lactante

¿Cuándo comienzan y terminan los cólicos?

La buena noticia es que los cólicos del bebé no duran para siempre.

La mayoría de los episodios comienzan cuando el bebé tiene entre 2 y 3 semanas de edad (más tarde en bebés prematuros), alcanzan su punto máximo alrededor de las 6 semanas y luego, por lo general, comienzan a disminuir entre las 10 y 12 semanas.

A los 3 meses (aunque por lo general un poco más tarde en los bebés prematuros), la mayoría de los bebés con cólicos del lactante comienzan a calmarse y los episodios de llano se reducen considerablemente.

El cólico del lactante puede detenerse repentinamente o terminar gradualmente, con algunos días buenos y algunos días malos hasta que la mayoría de ellos son buenos y está claro que la etapa ha pasado.

Mientras tanto, un poco de conocimiento sobre los cólicos del lactante y mucha paciencia te ayudarán a sobrevivir hasta que la tormenta amaine.

Cólico del lactante

Los síntomas del cólico del lactante

¿Cómo saber con certeza si tu bebé tiene cólicos?

Estos son los síntomas de los cólicos del lactante a los que debes prestar atención:

  1. El cólico del lactante generalmente sigue un patrón de “reglas de tres”: el llanto dura un total de al menos tres horas al día, al menos tres días a la semana y al menos tres semanas consecutivas
  2. El llanto suele ocurrir aproximadamente a la misma hora todos los días. Generalmente al final de la tarde o durante la noche, aunque puede variar
  3. Tu bebé parece estar llorando sin motivo y no porque tenga el pañal sucio, tenga hambre o esté cansado
  4. Si te fijas en expresión del bebé este posiblemente tenga el ceño fruncido, los puños cerrados y agitará mucho las piernas
  5. La actividad intestinal puede aumentar y es posible que expulse gases o regurgite
  6. Comer y dormir se ven interrumpidos por el llanto. Tu bebé buscará frenéticamente tu pecho para mamar solo para rechazarlo una vez que ha comenzado a succionar. También es posible que se quede dormido al comenzar a tomar su leche pero que, poco después, se despierte gritando

¿Cuál es la diferencia entre el cólico del lactante y el llanto normal?

No existe una definición clara de qué es exactamente un cólico o en qué se diferencia de otros tipos de llanto.

“Los médicos suelen estar de acuerdo en que el llanto por cólico es más fuerte, más intenso y más agudo que el llanto normal, a veces casi como un grito”

Los bebés con cólicos del lactante suelen parecen inconsolables y tienden a llorar más durante el día que los bebés sin cólicos.

cólico del lactante síntomas

¿Qué causa los cólicos del lactante en los bebés?

Si bien la causa exacta de los cólicos es un misterio, los expertos saben que no es el resultado de la genética ni nada de lo que sucedió durante el embarazo o el parto.

Dicho esto, aquí hay algunas teorías sobre las posibles causas del llanto con cólico:

  • Sentidos sobreestimulados. Hacia el final del primer mes los bebés se vuelven más sensibles a los estímulos de su entorno ya que sus sentidos se han comenzado a desarrollar. Con tantas sensaciones nuevas que les llegan, algunos bebés se sienten abrumados. Es posible que los bebés liberen estrés llorando.

Según esta teoría, el cólico termina cuando el bebé aprende a filtrar algunos estímulos ambientales y, al hacerlo, evita una sobrecarga sensorial.

  • Sistema digestivo inmaduro. La digestión de los alimentos es una gran tarea para el nuevo sistema gastrointestinal de un bebé. Como resultado, los alimentos pueden pasar demasiado rápido y no descomponerse por completo, lo que provoca dolor debido a los gases en los intestinos.
  • Alergias alimentarias o sensibilidad. Algunos expertos creen que el cólico es el resultado de una alergia a las proteínas de la leche de vaca (o intolerancia a la lactosa) en los bebés alimentados con fórmula de leche.

Con menos frecuencia, los cólicos pueden ser una reacción a alimentos específicos de la dieta de la mamá en bebés amamantados.

  • Exposición al tabaco. Varios estudios muestran que las madres que fuman durante o después del embarazo tienen más probabilidades de tener bebés con cólicos.

Remedios para los cólicos del lactante

Además de la frustración y el cansancio, es posible que tengas sentimientos de incompetencia y culpa al intentar calmar a tu bebé en vano. Quítate estas ideas de la cabeza, debes mantener la calma, nada es culpa tuya.

Estas estrategias te pueden ayudar a aliviar a tu bebé hasta que pase el cólico:

Si sospechas que tu bebé sufre de sobreestimulación:

  • El llanto es la única forma que tiene un bebé de comunicar sus necesidades, pero, también es su única forma de ejercer algún control sobre un nuevo entorno vasto y desconcertante.
  • Limita las visitas y evita exponer a tu bebé a nuevas experiencias en entornos estimulantes, especialmente al final de la tarde y al principio de la noche. Observa cómo responde tu bebé a ciertos estímulos y mantente alejado de los que parezcan sobreestimularle.
  • Intentar que el entorno de tu bebé sea pacífico, esto podría ayudarlo a relajarse. Atenúa las luces, habla o cántale en tonos suaves

Si sospechas que tu bebé tiene problemas gastrointestinales:

  • Aplica presión sobre la barriga del bebé. Algunos bebés con cólicos del lactante encuentran alivio cuando se ejerce presión sobre el abdomen, y el poder del tacto por sí solo puede ser muy relajante tanto para los padres como para el niño.
colicos bebes remedios

Coloca a tu bebé boca abajo, en tu regazo o en posición vertical con su barriga contra tu hombro. También puedes probar el “transporte de cólicos”, donde tu pequeño se acuesta boca abajo con su barriga descansando sobre tu brazo.

  • Intenta hacer eructar a su bebé. Si la irritabilidad inconsolable de su bebé se debe a los gases, a veces hacer que eructe le ayudará a aliviar el dolor.
  • Considera los probióticos. Las gotas de probióticos potencialmente pueden frenar el llanto en algunos bebés con cólicos, probablemente porque alivian los problemas de estómago (las bacterias probióticas crecen naturalmente en el tracto digestivo y ayudan a promover la salud intestinal).
  • Cuidado con lo que comes. Si estás amamantando, habla con tu médico sobre si debes intentar eliminar temporalmente de tu dieta cualquier alimento que pueda causar problemas de estómago a tu bebé, como verduras crucíferas que causan gases (repollo, coliflor), frutas cítricas ácidas o alergénicas.
  • Cambio de leche en fórmula. Para algunos bebés alimentados con fórmula, cambiar una variedad estándar por una diseñada para estómagos sensibles o una que no contenga leche de vaca puede marcar la diferencia.

Otros remedios calmantes para aliviar los cólicos del lactante:

  • Prueba el ruido blanco. El zumbido de la aspiradora o la secadora puede ser reconfortante para los bebés (les recuerda el útero). Una máquina de ruido blanco también puede ayudar.
  • Pon música relajante. Un bebé que llora también puede responder al canto tranquilo de una canción de cuna o al tocar suavemente música clásica. Otros bebés disfrutan de los sonidos de la naturaleza o el zumbido de un ventilador.
  • Ponte en movimiento. Los recién nacidos encuentran reconfortante los movimientos suaves, ya que se sienten como lo que experimentaron en el útero.
  • Sal de casa. A veces, solo un cambio de ambiente a un lugar al aire libre cambiará mágicamente el estado de ánimo de un bebé.

Recuerde, nunca debe darle a su bebé ningún medicamento, ya sea a base de hierbas o de otro tipo, sin antes hablar con su pediatra. Y siempre hable con su médico antes de realizar cambios importantes en su dieta o en la de su bebé.

Gripe water y los cólicos del lactante

En la categoría de “poca evidencia y muchas anécdotas” está el agua de gripe o gripe water, promocionada como un remedio herbal para todo, desde gases de bebé hasta los cólicos del lactante.

Algunas familias confían en gripe water como una forma de calmar a un bebé con cólicos, pero ningún estudio confiable ha demostrado su eficacia para aliviar los síntomas de los cólicos del lactante.

El agua de gripe o gripe water no está regulada por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA), por lo que también puede ser un comodín en términos de lo que realmente contiene y en qué cantidades.

Recuerda que siempre debes consultar con tu pediatra antes de darle cualquier tratamiento comercializado a tu bebé.

bebé feliz

Consejos para familias que se enfrentan a los cólicos del lactante

Aunque se puede decir con seguridad que horas y horas de llanto diario no parecen lastimar a un bebé, esta situación sí que deja huella en los padres. Escuchar los gritos de un bebé puede ser desgarrador, perturbador, provocar ansiedad y puede tener un costo físico y emocional.

Aquí te dejamos algunos consejos para lidiar con esta situación lo mejor posible:

  • Si sois dos en casa, asegúrate de que la tarea de los cólicos se divida equitativamente entre ambos (una hora, una hora libre, una noche, una noche libre o cualquier arreglo que funcione mejor).
  • Es importante responder al llanto, pero, de vez en cuando, tomarse un descanso de 10 a 15 minutos durante un “maratón de llanto” particularmente difícil no hará daño a tu bebé, y podría ayudarte a ti y a tu pareja a superar esta fase desafiante de la infancia.
  • Desconecta un poco. Usa tapones para los oídos, audífonos con cancelación de ruido o escucha música para disminuir el efecto de los lamentos de tu bebé. No desconectes de tu bebé tanto que no puedas escucharlo en absoluto o durante largos períodos de tiempo, pero permítete esa ligera desconexión.
  • No dudes en pedir ayuda, ya sea de su pareja, madre, amigo, hermana o primo. Y si descubres que te sientes constantemente abrumado/a o tienes problemas para afrontarlo, hable con tu médico o un profesional de la salud mental.          
  • Si, a pesar de los cólicos del lactante, te parece que tu bebé está llorando en exceso, llama a tu médico o pediatra.
  • Ten siempre presente que los cólicos del lactante no duran para siempre. Justo cuando creas que no puedes pasar otra noche así, el llanto se calmará y poco después se habrá ido para siempre.

Leave a Reply